Tomar influye demasiado en la personalidad de cada uno, algunos tienden a volverse más felices o risueños, otros malacopa o agresivos y algunos sentimentales o cariñosos. Todos sin excepción hemos experimentado alguno de estos cambios en la peda, y es bonito, y está bien, pero… ¿Saben por que nos ocurre esto?

En Drink It Up nos dimos a la tarea de investigar el ¿por qué? de esta situación, así que pónganse cómodos y ¡tomen nota drinkers!

Como todo mundo sabe, el alcohol afecta el organismo del ser humano y específicamente nos enfocaremos al cerebro, esta es la razón por la cual después de unos drinks en la peda te vuelves chillón, agresivo o más callado, tímido e inocente (y con la mirada).

Para que el alcohol llegue a tu cerebro y te haga cometer estupideces de las cuales te arrepentirás al día siguiente existe todo un proceso, el cual llamaremos “El PDVM”. (El proceso de valer madre para la señora en casa que desconoce estos términos millennials).

Este proceso inicia cuando el alcohol llega a tu estómago y una parte del alcohol es absorbido por la sangre y viaja por el torrente sanguíneo hasta llegar a la barrera hematoencefálica  antes de entrar a tu cerebro.

Una vez que entras en ambiente y sigues bebe y bebe como los peces en el río, esta barrera se rompe y el alcohol se aloja en la corteza cerebral alterando el flujo normal de neurotransmisores. Esto hace que te vuelvas mas hablador y quieres expresar tu opinión de cualquier tema (si, es por eso por lo que te vuelves un experto en política o filosofía).

En esta etapa la valentía que tenias tan guardada se hace presente, te agarras bien los pantalones (o el vestido), miras fijamente a tu presa (a la persona que le echaste el ojo desde que llegaste), le das un trago a lo que estés tomando y vas directo hacia ella.

A medida que la fiesta avanza y consumes mas alcohol, los efectos que este ocasiona se empiezan a hacer mas notorios, no puedes interpretar muy bien la información o recordar el chisme que te contaron hace 30 minutos de la que te cae mal.

Esto significa que el alcohol ya está afectado el sistema límbico, el encargado de mantener nuestras emociones controladas. Es por eso que te dan ganas de hablarle a tu ex y decirle que lo extrañas un chingo y que quieres volver a intentar esa relación tóxica que no te traerá nada bueno y que te dejara deprimida y triste meses después. (No me ha pasado).

En esta etapa es en la que ocurren la mayor cantidad de peleas en las pedas, ya que no puedes procesar la información y eso hace que existan mal entendidos con alguien y todo termine en golpes, gritos, jalones de pelo o mentadas a tu progenitora.

(Saludos a mi compañera editora de la página).

El sistema límbico es el responsable de formar los recuerdos, así que si no recuerdas nada de lo que dijiste o hiciste el día anterior (como quedarte dormido en la taza del baño de un antro) no te preocupes, no eras tú.

Todas estas emociones y reacciones son generadas por el alcohol, así que ahora ya lo sabes, todo con exceso y nada con medida, o ¿Cómo era?

Comenta