¿A cuántos no nos ha pasado que estamos en un bar o en un antro, pedimos una botella y de repente sientes cosas extrañas cuando bebes? Y no es porque seamos mala copa o porque no sepamos tomar, es que a veces algunos lugares por “ahorrarse” una lanita al momento de comprar su mercancía, prefieren este tipo de alcohol, otras veces, es porque simplemente no saben.

Pero, ¿Qué es el alcohol adulterado? Pues muy simple, básicamente están hechas a base de alcohol etílico, si, ¡Etílico!, al igual que utilizan otros químicos que por supuesto no son legales. La verdad es que es muy difícil saber al momento cuando el alcohol está adulterado, es después de 2 o 3 copas que empiezas a sentir el efecto, pero hay otras maneras de saber que lo que te están vendiendo no es original, pero ¡No te preocupes! Aquí te damos unos tips para que sepas y tengas más cuidado la próxima vez que salgas.

 

Identifica el alcohol adulterado

Lo primero para identificar un licor adulterado es poder diferenciar entre adulteración y falsificación. Estos dos pasos son importantes porque diferenciarlo implica la modificación de las características fisicoquímicas del producto, y lo segundo, se trata de un engaño al comprador mediante el cambio de las características generales y de apariencia, es más como una imitación del producto original, y por lo general utilizan botellas recicladas que de preferencia estén en buenas condiciones y con la etiqueta no tan maltratada, y de ser así, la cambian por una nueva.

Verificar la botella

539696_bebidas_alcoholicas_adulteradasEl comprador debe verificar la botella, que se vea y se sienta limpia, que las marcas en relieve que tiene no estén tapadas por etiquetas ni elementos externos, que la tapa se vea sellada. Hay que verificar que el producto que nos están vendiendo sea original. En cuanto a las etiquetas también se debe observar que no sean reutilizadas, que no estén rotas, enmendadas o sucias. Confirmar que la unión entre el cuello de la botella y la tapa no esté sellada con cintas, al igual que verificar que el precinto entre la tapa y el cuello de la botella no esté roto; y cuando lo descorche, debe partirse en dos segmentos iguales.

Así sea en cualquier establecimiento formal y legal uno siempre debe exigir que la botella esté sellada con todos los requerimientos de seguridad y por supuesto, que la abran y te sirvan en tu mesa o donde tú puedas ver.

Revisa el sello

El producto que es original o legítimo usualmente tiene su etiqueta intacta y el líquido está brillante, sin materia extraña flotando, o sea, sin turbidez. Lo más importante es cerciorarse que esté debidamente tapado. Si existe un sello hay que verificar que no esté violado. ¿Has destapado una botella alguna vez? Seguramente sabrás que no es como destapar una botella de agua, normalmente la mayoría de los productos que vienen sellados al principio cuesta un poco de trabajo abrirlos, y tienes que escuchar ese tronido del precinto (el sello que adorna bonito el cuello de la botella) separándose. Finalmente el producto no debe tener aromas curiosos. Debe estar limpio en la nariz y en la boca.

 

Pero…. ¿Qué pasa si ya tomé alcohol adulterado?

Puede que te des cuenta desde el primer trago porque no sepa igual o porque te duela el estómago, pero la mayoría de la gente no le toma importancia y otra parte no se da cuenta hasta que sientes que te mueres a las 3 copas. Las consecuencias van desde cólicos muy fuertes, ardor de estómago, náuseas y dolor de cabeza hasta la ceguera o la muerte si te excedes demasiado.

alcohol-adulterado

 

Aquí te dejamos una anécdota de un #Drinker:

 

“En mi cumpleaños salí de fiesta con mis 4 mejores amigos, tenía mucho que no bebíamos juntos y la verdad es que teníamos muy poco dinero para los planes que teníamos, pero como queríamos hacer el pre en un lugar y después irnos a un antro con nuestros demás amigos, terminamos en un bar del centro casi cantina que para ser sincero no se veía tan mal y el lugar tenía buen ambiente y se veía lime-dieron-alcohol-adulteradompio. El caso es que estuvimos ahí como 3 horas, pedimos una cubeta y después una botella de whisky y al principio todo normal, estábamos ambientados y la verdad es que estaba disfrutando de mi cumpleaños. Llevábamos un poco más de media botella cuando a todos nos dio dolor de estómago y nos empezamos a sentir ebrios pero creímos que fue porque nos la servíamos muy cargadas o porque tal vez no habíamos comido bien, nos tomamos otras 2 y fue lo peor que pudimos hacer, un amigo se puso muy mal, empezó a vomitar en el baño y estaba muy pálido, creímos que ya habíamos bebido suficiente y pedimos la cuenta para llevar a mi amigo a descansar, pero cuando salimos del bar nos dijo que se sentía como si estuviera drogado y que quería vomitar otra vez.

La verdad es que ninguno traía carro y estábamos esperando el uber. Mi amigo empezó a vomitar otra vez en la banqueta pero esta vez con sangre, y todos nos asustamos bien cabrón y lo llevamos lo más rápido que pudimos al hospital donde le tuvieron que hacer un lavado estomacal y el Doctor nos explicó que cuando te dan alcohol adulterado te puede dar congestión alcohólica y que estuvimos a tiempo antes de que se empezara a convulsionar. Tuvimos que hablarle a sus papás para que fueran a pagar la cuenta del hospital porque a nosotros no nos alcanzó, que oso. Después de esa noche no regresamos a ningún bar del centro, y como 2 semanas después nos enteramos de que lo habían clausurado porque vendían bebidas adulteradas y drogas. “

 

¡Así que ya saben Drinkers! Mucho cuidado para la próxima vez que salgan y tomen en cuenta los consejos de #DrinkItUp

Comenta